martes, 28 de septiembre de 2010

Ciao Discordia


No me esperaba que nos dejases hoy. No sé, ayer cuando te vi pensé que te pondrías bien, incluso me dijeron esta mañana que estabas un poco mejor.

Pero mi móvil sonó esta tarde. Me dijeron en el hospital veterinario que sólo llamaban cuando las cosas empeoraban y resulta que lo hicieron a media tarde para decirme lo peor que me podían decir: te marchaste. Has luchado dos semanas contra tu hígado y al final no has  podido más

Ya me dirás que hago ahora con el pesado de tu hermano, lleva unos días muy empalagoso y extrañado de no verte por casa, vamos, que ahora no me lo voy a quitar de encima. Ya no tiene con quién jugar y dormir.Justo ahora no me está dejando teclear estas lineas en paz...

Ciao Discordia, fuiste una gata solitaria en un principio pero poco a poco confiaste en los humanos que te rodeaban hasta volverte cariñosa y sociable. Légolas y yo te echaremos de menos.
Publicar un comentario