jueves, 2 de diciembre de 2010

Quemando CDs

Pues sí, como resulta que me he centrado un poco más en avanzar la distribución Linux resulta que de vez en cuando me toca quemar algún CD. Hago todas las pruebas que puedo con máquinas virtuales pero, cuando la cosa llega a un punto que me gusta, resulta que lo quemo para pasarlo a un viejo PC que uso como servidor de pruebas de Acid Rain Server.

Y eso me lleva a la razón de maldecir a la SGAE porque, aunque no estoy pirateando música ni nada por el estilo, resulta que en el ámbito legal de los derechos de autor (léase autor musical) todos somos culpables aunque demostremos lo contrario. No importa que grabe una distribución Linux, tengo que pagar el canon en cada prueba que hago. Para mitigar esto un poco compré CDs regrabables, con el triste resultado de que, a partir de la segunda utilización, el lector de mi servidor no los reconoce. No me ha quedado más remedio que volver a los tradicionales CDs por más que se me revuelvan las tripas. 


Dicho esto, me alegra mucho contar que la primera versión de la distribución ya está lista. Una vez instalada, lo que se tiene es un servidor web accesible por SSL (con certificados autogenerados) y por supuesto y simultáneamente hace de servidor mercurial. En la práctica esto se traduce en que podemos poner la ruta de ese servidor en cualquiera de nuestros otros PCs que corran el cliente de Acid Rain y además de usarlo como distribuidor centralizado podemos navegar por una web que contiene nuestros archivos.Todo ello protegido por un usuario y clave predefinido y la encriptación SSL de todo lo que transfiramos.

Por otro lado el wizard que se encarga de la primera configuración de Acid Rain también está casi listo, es capaz de instalar Mercurial si es necesario y lo estoy probando estos días.

Se acerca el día de tener la beta privada lista, terror me da, pero parece que va a ser pronto. De todos modos voy a aprovechar mis vacaciones de la semana que viene para finiquitar la ultima versión de Kfilebox tal y como prometí a sus usuarios.

Para finalizar os dejo un vídeo en el que se fuerza un conflicto entre archivos durante la sincronización. Los dos PCs que intervienen son reales (mi sobremesa y mi portátil) sólo que uno de ellos está manejado remotamente.

El portátil está continuamente sincronizando de modo que el cambio que se hace en el archivo se sube inmediatamente. En el PC de escritorio con OpenSuse, la sincronización se detiene (haciendo clic en "Stop the Rain"), entonces se hace un cambio el mismo archivo y la sincronización se reanuda ("Start the Rain"). Como la máquina de escritorio está tratando de subir un archivo modificado de forma remota, se produce un conflicto y Acid Rain muestra una solicitud al usuario con dos opciones para solucionarlo.Elegimos mantener el archivo local (el del PC de escritorio) así que finalmente los cambios que se cargan y se sincronizan con la computadora portátil.


Publicar un comentario